Tradicionalmente el sacerdote se acerca a la puerta de la Iglesia para recibir a los Novios, para este momento ya debe estar preparado el cortejo para entrar a la Iglesia, el Sacerdote da su bendición y procede a entrar al templo seguido de los pajes, después las damas y la mamá de la novia con el papá del novio, acto seguido entra el novio con su mamá y por último la novia con su papá.

Es muy importante que recomiendes a todos los miembros del cortejo, que entren pausadamente, que dejen espacio entre cada uno de ellos para que de tal manera se le dé el debido lucimiento, tanto los fotógrafos como los encargados del video, puedan hacer las tomas debidas y correctas.

Es un momento solemne y así se debe celebrar aunque también debe ser muy relajado, ya estás ahí, todo lo que te preocupaba sobre la organización de tu boda ha concluido y es tu turno de disfrutar. Olvídate de tensiones, relájate, sonríe a tus invitados al entrar al altar, despreocúpate de todo.

La novia debe lucirse, caminar recta, pausada y airadamente, es el foco de todas las miradas, el centro de atención, es el momento más espectacular. Puede la novia ir cubierta con un velo y al llegar al altar descubrir su rostro.

La madre del novio le da la bendición a su hijo al llegar al altar, lo mismo que el papá de la novia a su hija. ( En casos en que alguno de los padres de los novios no sobreviva, deben los novios elegir a alguien muy allegado como un familiar muy cercano, un padrino o madrina querida, tíos, hermanos mayores, alguno de los mejores amigos del padre o madre occiso ).