La celebración de una boda está llena de detalles y tradiciones que nunca pasan de moda. Cabe señalar que el baile del vals es uno de los momentos más esperados, emotivos y románticos de toda la fiesta, ya que en algún instante de nuestra vida siempre soñamos con  bailar al son de la música de la mano de nuestro príncipe azul. Es también el instante en el que la recepción se convierte en una pista de baile y todas las miradas giran en torno a los enamorados. El momento del primer baile no basta con soñarlo, es importante tener en cuenta que esta experiencia requiere tiempo de preparación antes del gran día y esto varía dependiendo del tipo de baile que quieras realizar, de los gustos de los recién casados y de lo buen bailarines que sean.

Estos son algunos aspectos que toda novia debe tener en cuenta en relación al primer baile de casados.

Si eliges lo tradicional

El vals seguramente estuvo presente en la boda de tu mamá, de tu abuela y de todas las generaciones pasadas. Es una danza lenta en el que bastan unos cuantos giros y pasos cortos.

En este tipo de vals los familiares y los invitados juegan un papel muy importante, creando un vínculo muy cercano en el que todos de manera continuada bailan con los recién casados. Se empieza con los padres y después se acercan los demás invitados.

Por su ritmo lento y pausado, “El Danubio azul” y el “Gran Vals” de David Russell son los vals con mayor trascendencia en la historia de las bodas tradicionales.

El tiempo de duración de este vals no se puede determinar con exactitud porque varía dependiendo de la cantidad de invitados o de las personas que van a participar del baile.

Elegir la danza tradicional tiene muchas ventajas porque en el caso de no ser buenos bailarines los recién casados pueden aprender fácilmente y sin esfuerzo, ya que los pasos son sencillos y pausados.

Si eliges lo contemporáneo

Los años pasan, la música evoluciona y cada vez son más las parejas que optan por canciones actuales y significativas para el denominado momento del “vals” o baile nupcial. De esta manera buscan marcar la diferencia, sorprender a los invitados y romper con todos los paradigmas del vals tradicional.

Las coreografías y los bailes “performance” encadenan la lista de las nuevas alternativas que eligen los recién casados para su gran baile nupcial. Un remix de las canciones del momento puede ser una buena elección si tú y tu pareja estáis dispuestos a hacer algo creativo y divertido.

Otra de las opciones que puede llamar la atención es escoger una canción que haya marcado la historia de amor de la pareja o que tenga algún significado especial para los dos.

Si te decidiste por esta opción debes tener en cuenta el tiempo que deberás invertir en los ensayos previos.

Recomendación

Si quieres que todo marche sobre ruedas el día de tu matrimonio te recomendamos contratar un bailarín, coreógrafo o profesor de baile para tomar clases juntos o ensayar unas 5 veces cuando menos con tu pareja.